Estrategias para vencer la depresión en la búsqueda de empleo

Todas las personas suelen sentir una sensación de perdida al ser despedidos del puesto de trabajo. Esa sensación de perdida se caracteriza por sentirnos desganados y faltos de fuerza. Psicológicamente nos encontramos desorientados, sin nada que nos haga levantarnos por las mañanas, sin un horario que cumplir y unas obligaciones que llevar a cabo.

Para la mayoría de la gente, esta sensación desaparece al cabo de unos días. Aceptan la situación y deciden abordarla. Sin embargo, hay personas para las que la perdida de su puesto de trabajo puede suponer un grave daño que puede conducirles a una depresión. Las personas que basaban su autoestima y su valía como personas en su puesto de trabajo verán toda su personalidad puesta en entredicho. Otros, que habían organizado su tiempo y relaciones personales alrededor de su trabajo, también pueden encontrarse vacíos y perdidos.

Hay varios puntos que estas personas deben trabajar para poder salir de este estado depresivo:

  • Acepta tus sentimientos: Decirte a ti mismo que no te sucede nada, que ya se te pasará o culparte por tu estado de depresión y apatía no te ayudará. Negar tus verdaderos sentimientos y sentirte culpable o avergonzado por ellos sólo te desgastará más. Debes aceptar lo que sientes para poder luchar contra ello.
  • Busca apoyos: Rodéate de la gente que te quiere y te hace sentir bien. Es cierto que la depresión hace que queramos estar solos pero eso sólo agravará el problema. Tus familiares y amigos te pueden ayudar a recargar tu energía, ya sea estando a tu lado, escuchándote…
  • Busca actividades agradables: Aunque te parezca que no tienes fuerzas para nada, debes intentar salir de la inercia y realizar alguna actividad. La depresión funciona como un círculo vicioso: tienes poca energía y por eso no haces nada pero no hacer nada agrava la depresión y te hace sentir aún más falto de energía. Hay que romper ese círculo aumentando día a día tu índice de actividad, buscando actividades que te agraden, que te distraigan, que te hagan reír…
  • Práctica algún ejercicio: El ejercicio mejora nuestro humor y nuestra energía. Puedes empezar con un simple paseo diario.
  • Intenta controlar tus hábitos: Las personas deprimidas tienen sus hábitos descontrolados: comen muchísimo o muy poco, duermen más de doce horas o padecen insomnio… Trata de controlar el tiempo que pasas en la cama y por orden en tus comidas para evitar que la depresión se agrave.

Si crees que tu caso es demasiado complicado para salir de él por ti mismo, acude cuanto antes a un profesional cualificado que pueda ayudarte antes de que la depresión se cronifique.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR