¿Cómo valorar el clima laboral?

A la hora de aceptar un nuevo empleo, no basta con conocer el salario, la jornada laboral y las funciones que habremos de desempeñar. Siempre que sea posible, hay que intentar valorar el clima laboral en el que vamos a vernos envueltos. Nuestra jornada laboral ocupará una gran parte de nuestro tiempo diario y nuestra calidad de vida dependerá de si ese tiempo lo pasamos en un ambiente agradable y enriquecedor o en uno estresante y desapacible.

Hay veces en las que el proceso de selección es realizado por una empresa independiente, por lo que puede ser que nuestro primer contacto con la empresa para la que vamos a trabajar se realice el día que comenzamos a trabajar, por lo que no podremos obtener muchos datos sobre el clima laboral. Sin embargo, si la selección es realizada por nuestro posible futuro empleador en la misma empresa en la que vamos a trabajar, sí podremos conseguir datos que nos ayuden a tomar una decisión correcta. Algunos de los datos en los que hemos de fijarnos son los siguientes:

  • Evalúa el ambiente: Intenta fijarte en todos los detalles que puedas de tu futuro lugar de trabajo (disposición de los trabajadores, iluminación, temperatura, espacios libres, distribución de los lugares de trabajo…). Además de poder discernir si te será agradable trabajar allí, un ambiente cuidado revela que la empresa se preocupa de la calidad de vida de sus trabajadores.
  • Investiga la empresa: Busca en Internet, habla con amigos que conozcan la empresa… Si consigues hablar con alguien que trabaje o haya trabajado allí, conseguirás información muy valiosa sobre el clima laboral.
  • Comportamiento del empleador en la entrevista: Tienes que fijarte en si tu futuro empleador intenta que te sientas cómodo en la entrevista y se comporta de forma educada y amistosa o si, por el contrario, parece frío e impersonal. Puedes deducir muchos detalles por su comportamiento no verbal. Fíjate en si sonríe, si asiente cuando hablas, si muestra interés o si parece aburrido, no escucha cuando hablas, evita el contacto visual… Es muy posible que ese mismo comportamiento sea el que tiene a diario con sus trabajadores.
  • El horario de la entrevista: Si el empleador respeta el horario que convinisteis para la entrevista o si, a pesar de atenderte tarde, se disculpa por ello, estarás ante una persona que se preocupa por el tiempo de los demás. Si tarda mucho y ni siquiera hace un comentario sobre ello, es porque no considera que tu tiempo sea importante y, seguramente, seguirá pensando lo mismo una vez que te contrate.
  • Observa a los demás trabajadores: Si te es posible mientras esperas a la entrevista, fíjate en tus futuros compañeros de trabajo. ¿Parecen cómodos y relajados mientras cumplen sus funciones o se les ve agobiados y estresados? ¿Hablan entre ellos en un ambiente agradable o se mantienen callados y tensos? Estos comportamientos te darán mucha información sobre cómo serán tus días en ese lugar si consigues y aceptas el trabajo.

Con esta información en tu poder, además de la relativa a las condiciones laborales del puesto, estarás mucho más preparado para poder valorar la oferta que van a realizarte y poder decidir si ese es el puesto de trabajo al que quieres dedicarte o si sería más beneficioso para ti que continuases buscando.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR