¿Cómo emplear el tiempo libre mientras estamos desempleados?

Muchas personas, además de sufrir el estrés que produce haberse quedado sin empleo por las repercusiones que tiene este hecho en su economía y su autoestima, se encuentran también con el hecho de considerar que su vida se ha quedado vacía y sin sentido y que no saben cómo emplear todo el tiempo libre del que disponen.

Curiosamente, siempre que estamos trabajando, nos quejamos del poco tiempo libre del que disponemos y de la cantidad de cosas que nos gustaría hacer cuando contásemos con algo de tiempo disponible. Sin embargo, muchas personas tienen organizada su vida alrededor de su trabajo y, al perderlo, lo único que sienten es desorientación y vacío. Para esas personas el tiempo libre, lejos de ser un tesoro del que disfrutar, se convierte en un castigo. Lo pasan lamentándose por su situación y sintiendo como los días pasan lentamente, sin que suceda nada digno de mención, por lo que pueden acabar sumidos en la ansiedad o la depresión.

Por ello, dado que no sabemos si nuestra situación de desempleo durará unos días, semanas o meses, debemos buscar alguna manera útil de utilizar ese tiempo. Para ello, pueden resultar útiles los siguientes consejos:

  • Organiza tu tiempo: No te levantes sin nada que hacer esperando a ver si surge algo, ya que haciéndolo así, pasarás la mayoría de los días sentado frente al televisor. Márcate unos horarios y unas obligaciones que cumplir. Una buena organización podría ser hacer algo de ejercicio por la mañana (que nos ayudará a aliviar el estrés) y dedicar un rato a las tareas domesticas y otro a la búsqueda de empleo. Por la tarde, puedes pasar un rato con tus hijos o con tus amigos y dedicar un tiempo a estudiar para mejorar tu formación o realizar alguna actividad que te apetezca (cursillos, deporte, manualidades, lectura…)
  • Aprovecha el momento: Seguro que muchas veces te has lamentado del tiempo que te robaba el trabajo para estar con tus hijos o con tus amistades. Ahora puedes aprovecharlo y vivir momentos de calidad, en lugar de estar atormentándote por tu situación.
  • Mejora tus cualidades profesionales: Puedes dedicar varias horas al día para formarte y mejorar tu curriculum o abrirte a nuevos campos laborales.
  • Desarrolla tus habilidades “dormidas”: Seguro que tienes alguna afición que nunca has podido desarrollar por falta de tiempo, como la escritura, la pintura, el bricolaje, la música… Ahora puedes dedicarle algunas horas diarias y mejorar tu autoestima dedicándote a algo en lo que destacas y que te motiva.

Lo importante es que aprendas a estructurar tu tiempo y que, una vez que vuelvas a estar activo en el mercado laboral, sigas teniendo un horario estructurado que te permita “tener vida” más allá del trabajo. Es importante no estar centrado solamente en el campo profesional y no dejar abandonadas el resto de facetas de tu personalidad.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR