Secretos para una entrevista exitosa

Además de saber qué debes contestar y cómo, existen una serie de trucos que deberías tener en cuenta a la hora de enfrentarte a una entrevista de trabajo con garantías de éxito. Algunos de estos secretos son los siguientes:

  • La entrevista debe ser una conversación: Si la entrevista se reduce a una serie de preguntas cerradas sobre tu formación y experiencia y a un discurso preparado por tu parte, puedes estar seguro de que el entrevistador se olvidará de ti en cuanto cierres la puerta. Intenta dar respuestas claras y cortas, de manera que el entrevistador tenga que preguntar por los detalles e interesarse. Si hablas demasiado podrías aburrir al entrevistador y, con ello, perder el trabajo. Deja que sea el entrevistador quien dirija y lleve el peso de la entrevista y limítate a mantener una conversación lo más fluida y amena posible.
  • Ten cuidado con tu manera de hablar: Debes conservar en todo momento una manera de hablar profesional. Intenta limitar las muletillas, tales como “ya sabes” o “¿entiendes?”, ya que no aportan nada a la conversación y pueden cansar a tu interlocutor. Ni que decir tiene que, por muy relajada y amena que sea la conversación, no debes olvidarte nunca de que estás en una entrevista de trabajo, por lo que el uso de palabras malsonantes o lenguaje vulgar está totalmente fuera de lugar.
  • Transmite confianza: No empieces todas tus frases con “creo que” u “opino que”. Intenta mostrarte seguro de ti mismo en todas tus respuestas, sobre todo en las que se refieren a tus cualidades. No suena igual decir “Creo que tengo capacidad de liderazgo” que “Soy un líder”.
  • Cuida la primera impresión: Toda la entrevista estará influida por los primeros segundos de conversación por lo que debes cuidar tu aspecto físico, tu sonrisa, tu manera de dar la mano y saludar… Si le gustas al entrevistador en esos primeros segundos, juzgará toda tu entrevista desde un prisma favorable. Si algo en ese primer contacto le desagrada, es muy posible que ya estés descartado como candidato aunque tu formación y experiencia sean impecables.
  • Encuentra puntos en común: Poder hablar de temas en común e intereses similares ayudará a establecer una relación cordial y una entrevista más agradable. Para este fin pueden resultar muy útiles las aficiones listadas al final de tu curriculum, ya que de ellas pueden surgir temas de conversación que os hagan conectar. Conozco el caso de una persona que consiguió un puesto de trabajo para el que estaba menos capacitado que algunos otros candidatos porque el jefe, muy aficionado al ajedrez, vio en su curriculum que él también era un jugador habitual. Cualquier pequeño detalle puede ser importante.
  • Cada persona tiene su público: La entrevista, aunque sea profesional, es una conducta humana en la que intervienen mucho los sentimientos y gustos del entrevistador. Es posible que, aun siendo tu curriculum el mejor, no atraigas la simpatía del entrevistador. Por ello, no tienes por qué desanimarte ante el rechazo, ya que acabarás encontrando entrevistadores con los que la relación sea fluida desde el principio y con los cuales puedas destacar por encima del resto de aspirantes al puesto.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR