Los test psicológicos en el proceso de selección

Muchas entrevistas de trabajo no requieren de la realización de un test psicológico. Sin embargo, para conseguir trabajos cualificados puede ser un trámite obligatorio. Estos test causan mucha ansiedad por el desconocimiento de lo que deberíamos contestar y por no saber qué están valorando en realidad y si lo estaremos haciendo bien o mal. Por ello, vamos a dar una serie de consejos que pueden ser de utilidad:

  • El test de personalidad se usa en comparación con el curriculum y la entrevista de personal. Se trata de valorar si la persona estaba siendo realmente sincera en sus respuestas anteriores y si no hay incoherencias entre las tres partes. Por ello conviene comportarse con naturalidad en la entrevista y ser sincero en todas las fases del proceso de selección.
  • No se pueden preparar los test: No hay una manera correcta de hacerlos ya que, como hemos dicho, lo que se busca es que haya un equilibrio entre lo que la persona ha contado de sí misma, su comportamiento no verbal y las respuestas del test. Toda esta información debe aproximarse además lo más posible al perfil del candidato que está buscando la empresa. Por ello, aunque un amigo te diga las respuestas que él dio en los test para entrar a una determinada empresa, esas mismas respuestas podrían hacer que tú fueses descartado, ya sea porque no concuerdan con la impresión que diste en la entrevista o porque estén buscando un perfil diferente.
  • Hay diferentes tipos de test, según lo que la empresa quiera valorar. Los hay que evalúan la inteligencia general, los rasgos de personalidad, las habilidades…
  • No pasar esta prueba no quiere decir que la hayas hecho mal o que haya algo equivocado o enfermizo en tu personalidad. Estas pruebas pueden medir múltiples variables como la adaptación al ambiente de trabajo o al futuro jefe que tendrías, las habilidades especificas necesarias para ese puesto… Así, por ejemplo, una persona que muestre en su test que tiene mucha capacidad de liderazgo e iniciativa puede ser muy valorado para un puesto o ser descartado directamente porque el jefe de ese departamento es muy estricto y no le gustan las innovaciones. No se trata de que haya algo equivocado en ti sino de que encajes o no en ese puesto y ambiente específico. Por eso tampoco es recomendable mentir intentado hacer ver rasgos que no tienes. Puede que pases el test y consigas el trabajo, pero no podrás fingir que encajas en ese puesto día tras día.
  • Hay que ser honesto: La sinceridad en las respuestas es imprescindible, ya que, como hemos dicho, no es útil para la empresa ni para ti que pases el test y consigas un trabajo en el que en realidad no encajas. Además, muchos de estos test miden la “deseabilidad social”, es decir, las respuestas que un sujeto da para quedar bien. Si tu test da un alto índice de deseabilidad social, serás descartado inmediatamente.

Comments are closed.