Temas claves en una entrevista de trabajo

Es conveniente ir muy preparado a una entrevista de trabajo. Por ello, es importante haberse informado acerca de la empresa a través de Internet o conocidos que hayan trabajado en la misma empresa, de manera que puedas hacerte una idea de qué es lo que esperan que el candidato aporte al puesto.

Aparte de esto, conviene llevar preparados ciertos temas sobre los que es muy posible que nos pregunten. Pensar las respuestas a estos temas de antemano nos permitirá responder con más seguridad y no entrar en contradicciones. Los temas más comunes son los siguientes:

  • Formación académica: Intenta profundizar en la formación que hayas recibido que resulte importante para el puesto al que optas y simplemente comentar los cursos o seminarios que tengan menos relación. Intenta relacionar tu formación con las funciones o cualidades que podrían ser útiles para el puesto. Por ejemplo, no es lo mismo decir “Soy licenciada en Psicología” que decir “Mis conocimientos de psicología me han ayudado a mejorar mis capacidades de comunicación, lo que creo que aporta calidad a mi contacto con los clientes”.
  • Experiencia laboral: Al igual que al hablar de tu formación, trata de dar más importancia a tus trabajos anteriores similares al ofertado y relacionar las funciones que desarrollaste en esos trabajos con las que deberías cumplir en este puesto.
  • Estabilidad laboral: Es posible que te pregunten por la causa de tu despido en tus empleos anteriores. No culpabilices a la antigua empresa ni muestres resentimiento. Si tu curriculum está repleto de trabajos temporales, trata de justificarlo por el tipo de contratación habitual en esos puestos o intenta hacer ver que cambiaste buscando una mejora en tu formación, experiencia y responsabilidades.
  • Situación familiar actual: Puede servir para conocer si el candidato tendrá problemas para conciliar su vida familiar y profesional (caso de mujeres solteras con hijos). Es importante hacer ver que eres una persona profesional, capaz de separar ambos ámbitos y cubrirlos satisfactoriamente, pero también dar la impresión de una persona responsable que sabe cuidar de sus deberes. Con esto quiero decir que, si preguntan cómo vas a conciliar el cuidado de tu hijo de tres años con una jornada laboral de ocho horas diarias, no es conveniente decir “Ya buscaré la manera. El trabajo es lo primero”, ya que dará la impresión de que eres una persona irresponsable y despreocupada. Una respuesta como “Ya he buscado la solución para que el niño esté perfectamente cuidado mientras yo atiendo mis obligaciones laborales” será mucho más satisfactoria.
  • Salud física y psicológica: Pueden hacerte preguntas generales sobre tu salud para descartarte si padeces alguna enfermedad que te haga incompatible para el puesto. Conviene ser sincero ya que, aunque superes esta entrevista con mentiras, es posible que tengas que someterte a algún test psicológico en otro punto del proceso de selección o que te realicen un reconocimiento médico antes de integrarte al puesto de trabajo.
  • Aspiraciones profesionales y salariales: Pueden preguntarte por tus aspiraciones de ascender, qué quieres realmente conseguir con ese trabajo, qué rango salarial sería adecuado para ti…
  • Aficiones: Sirve para conocer algo más de la personalidad del candidato. Conviene ser sinceros en la respuesta. No por ser más original en las aficiones aumentaremos nuestras posibilidades de contratación. Lo importante es que cuadren con la impresión general de la personalidad del candidato.

Lo más importante para realizar una entrevista de trabajo exitosa es ser claro, sincero y coherente en las respuestas y transmitir una impresión de seguridad.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR