¿Cómo combatir el miedo y la inercia?

Si necesitamos encontrar un nuevo trabajo, tanto por encontrarnos desempleados como porque no estamos a gusto en el que tenemos, debemos enfrentarnos al miedo. Este miedo se debe a múltiples factores: a no ser capaces de encontrar algo bueno, a ser rechazados, a no llevarnos bien con nuestros compañeros o nuestro jefe, a no estar capacitados, a fracasar… Este miedo resulta paralizante y nos impide avanzar, conduciéndonos hacia la inercia. Si aún tenemos un puesto de trabajo esta inercia nos impedirá dar el paso de cambiar de trabajo, por muy a disgusto que nos encontremos en el actual, aunque estemos aburridos, cansados, hartos de lo que hacemos… Si estamos en paro, la inercia hará que dejemos de implicarnos con todas nuestras fuerzas en la búsqueda de empleo, ya que el miedo a afrontar un nuevo rechazo podrá más que nuestras ganas de encontrar trabajo.

Para poder combatir este miedo y la inercia a la que conduce, es necesario tener en cuenta una serie de consejos:

  • Cambia tu actitud: No sirve de nada culpar al exterior y lamentarnos por nuestra situación. Si culpamos al entorno o a los demás de nuestros problemas, nos sentiremos menos responsables pero también estaremos diciéndonos a nosotros mismos que, al estar fuera de nuestro control, no podemos hacer nada por cambiar nuestra vida. Afronta tu responsabilidad y pregúntate qué podrías hacer para cambiar. Una vez que hayas afrontado tu parte de responsabilidad, sentirás que tienes el control de la situación, que eres el dueño de tu propia vida y que estás capacitado para conseguir cambios.
  • Analiza y afronta tus miedos: Pregúntate de qué tienes miedo: ¿Piensas que no conseguirás un trabajo? ¿Crees que tu jefe no te pagará bien o que no reconocerá tus capacidades? ¿Crees que, por mucho que te esfuerces, volverás a encontrarte en la misma situación? Una vez identificados tus miedos, plantéate si son peores que la situación en la que te encuentras actualmente y qué podrías hacer para que no se hagan realidad.
  • Piensa de manera positiva: Cada vez que veas una oferta de trabajo no te centres sólo en los aspectos negativos. Si te quedas pensando que supondrá muchas horas de trabajo, que no reúnes las cualidades necesarias o que seguramente no te pagarán lo suficiente, te paralizarás. Piensa que puede ser una buena oportunidad e inténtalo. Siempre estarás a tiempo de decir que no más adelante si tus temores se confirman.
  • Visualiza tu objetivo: Haz una lista de las características de las personas, el ambiente y las funciones del trabajo que te gustaría conseguir. Intenta imaginarte en ese nuevo trabajo y piensa si los miedos que sientes deberían impedirte luchar por ello.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR