¿Cómo hacerse imprescindible en el puesto de trabajo?

Lo primero que hay que tener en cuenta sobre este tema es que nadie es absolutamente imprescindible en su puesto de trabajo. Por muy eficiente que se sea, son múltiples las variables que intervienen a la hora de poder mantener el empleo. Por ello, hay que intentar hacer lo que esté en nuestra mano para que el desempeño de nuestras funciones sea eficaz y seamos valorados en nuestro trabajo pero sin caer en la obsesión.

Algunas facetas que puedes cuidar y que pueden ayudarte a ser valorado dentro de tu puesto de trabajo son las siguientes:

  • Flexibilidad: Las empresas hoy en día están sometidas a cambios continuos. Por ello piden a sus trabajadores que sean capaces de adaptarse a nuevos horarios, nuevas funciones, nuevas tecnologías… Si demuestras que estás en desarrollo continuo, que no tienes problemas por cambiar tu horario o tus actividades habituales si en algún momento lo necesitan, te convertirás en una pieza clave para la empresa.
  • Iniciativa: Los responsables de la empresa no pueden estar pendientes las veinticuatro horas de lo que hacen sus trabajadores para resolver cualquier pequeño problema. Si demuestras que eres una persona que sabe resolver los problemas que surgen, que tiene iniciativa para buscar soluciones y llevarlas a la práctica y que es responsable de sus funciones, serás mejor valorado. Debes tener cuidado con la iniciativa si el estilo de liderazgo de tu jefe es muy tradicional o autoritario, ya que puede que no tolere bien los cambios en la forma de trabajo que él ha establecido.
  • Trabajo en equipo: Una persona que sepa escuchar a los demás miembros del grupo, unir las diferentes opciones, mejorar el clima laboral y llevar el grupo a niveles superiores de eficacia siempre será valorada en su empresa, tanto por sus compañeros como por sus superiores.
  • Actividad: Las personas que no son capaces de buscar funciones que realizar y que se quedan paradas si no se les ordena hacer algo son poco valoradas en las empresas. Es necesario que des una impresión de actividad constante, ya sea realizando tus funciones especificas como buscando tareas que puedan mejorar el rendimiento de la empresa o ayudando a alguno de tus compañeros.
  • Habilidades sociales: Saber escuchar, entender a los demás, comunicar ideas y hacer que los demás expresen las suyas… Todas estas habilidades de comunicación mejorarán tu rendimiento y el de tu grupo de trabajo por lo que te convertirás en un empleado mejor valorado.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR