Revisar nuestra mentalidad a la hora de buscar trabajo

La ansiedad causada por la perdida del puesto de trabajo y el miedo a pasar meses desempleado y sufrir problemas económicos puede hacer que nos lancemos a la búsqueda de empleo sin una preparación adecuada. El resultado de esta búsqueda apresurada suele resultar desfavorable, ya sea transmitiendo nuestra ansiedad a los posibles empleadores, con lo que fracasaremos en nuestras entrevistas, o acabando empleado en cualquier puesto, muy por debajo de nuestra capacitación y expectativas.

Por ello, merece la pena relajarse, analiza nuestra situación y enfrentarse a esta situación con las ideas claras. Para ello puede ser conveniente seguir estos consejos:

  • Controla la ansiedad: Este sentimiento no te será de utilidad, ya que empeorará tu rendimiento y la imagen que proyectas en las entrevistas. Además, una ansiedad continuada puede provocar serios problemas psicológicos y físicos.
  • Analiza tus metas: Estudia tus cualidades, tus posibilidades y la situación del mercado laboral. Una vez tengas todos los datos, plantéate qué tipo de ofertas te convienen, qué tipo de trabajo quieres conseguir, qué tipo de contrato y salario mínimo deseas… Ten siempre en cuenta estas metas a la hora de postularte para un trabajo y al analizar las ofertas de trabajo que puedan surgir.
  • Elabora una estrategia: No se trata de responder a todas las ofertas esperando encajar en alguna. Ese tipo de búsqueda resulta mucho más frustrante (por el gran número de rechazos a los que nos exponemos), es menos efectiva y facilita que acabemos empleados en un trabajo que no nos guste ni satisfaga nuestras necesidades económicas y de realización profesional. Ten siempre en cuenta tus habilidades y cualidades y tus objetivos a la hora de presentarte a una oferta. Elabora tu proposición con mimo: personaliza tu curriculum y tu carta de presentación para esa oferta particular, investiga la empresa, prepara la entrevista… Es más efectivo hacer cinco buenas presentaciones semanales que 200 presentaciones diarias sin ningún cuidado ni control.
  • Analiza las ofertas: A pesar de que el mercado laboral está muy complicado hoy en día, analiza si realmente una oferta te interesa. No es bueno aceptar cualquier cosa para encontrarnos con que estamos frustrados, mal pagados y deseando abandonar nuestro nuevo empleo al de dos días. Ten cuidado también con las ofertas que te lleguen gracias a amigos y familiares. Muchas veces esas ofertas esconden malas o inexistentes condiciones de contratación y salarios mucho más bajos de lo que se debería pagar por esas funciones por el simple hecho de “estar haciéndote un favor”.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR