Efectos psicológicos del desempleo de larga duración

Cuando el desempleo se mantiene en el tiempo, es más fácil que produzca efectos psicológicos de importancia. Según van pasando los meses y se suceden las propuestas de trabajo a las que no nos contestan o las entrevistas en las que nos rechazan, nuestra confianza en nosotros mismos va disminuyendo.

Hay que tener en cuenta además que, según va pasando el tiempo, resulta más difícil explicar a los empleadores por qué pasaste tanto tiempo sin trabajar y por qué debería confiar en ti y contratarte cuando durante todos esos meses nadie ha querido hacerlo.

El desempleo de larga duración provoca en las personas que lo sufren un descenso acusado de la autoestima, desesperanza, apatía… También pueden sufrir síntomas físicos causados por la ansiedad como trastornos del sueño, trastornos gastrointestinales, descenso de la energía…

Muchas de estas personas acaban viviendo cada día como un castigo. Se levantan pensando que no tiene sentido hacerlo, dejan de tener ilusión por continuar su búsqueda de trabajo ya que piensan que no dará resultado, van disminuyendo sus índices de actividad y sus relaciones interpersonales… Todas estas conductas pueden conducir a una depresión, por lo que es importante atajarlas cuanto antes. Para intentar evitarlo, se pueden seguir estos consejos:

  • Mantén unos horarios y unos hábitos fijos: Aunque no tengas ninguna obligación, no te quedes en la cama o te levantes para ir al sofá. Fija una hora para levantarte, unas obligaciones en la casa, un tiempo para dedicar a la búsqueda de trabajo, unas horas fijas de comida y un tiempo para el ocio y las relaciones interpersonales. Eso te ayudará a mantener un equilibrio en tu vida diaria.
  • Tu trabajo actual es la búsqueda de trabajo: No pienses en si merecerá la pena o no contestar a las ofertas de trabajo. Hazlo de manera automática, como si fuera una de tus obligaciones. Dedica cada día un tiempo a mirar los anuncios del periódico o las ultimas ofertas de Internet, mandar curriculums, redactar cartas… Una vez que lo hayas hecho, intenta olvidarte de ello hasta el día siguiente.
  • Mantente ocupado: Dedica el tiempo libre a alguna actividad que te resulte gratificante. Puedes apuntarte a algún curso que te ayude a mejorar tu curriculum o a realizar alguna actividad que siempre te haya gustado. Eso te ayudará además a responder a las preguntas de los empleadores sobre ese espacio en blanco en tu curriculum.
  • Cultiva tus relaciones sociales: Quedarse solo dándole vueltas a la cabeza es la mejor manera de encaminarse hacia la depresión. Realiza actividades con tu familia, queda con los amigos, busca contactos sociales nuevos…

Si encuentras que no tienes fuerzas suficientes para seguir estos consejos y no sabes cómo salir de tu situación por ti solo, consulta lo antes posible con un profesional cualificado que pueda ayudarte.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR