La obsesión por mantener el puesto de trabajo

Para muchas personas el peligro de perder su puesto de trabajo les produce un estado de ansiedad continuo. Estas personas se pasan la vida preocupadas por hacer las cosas mal y tensas ante la posibilidad de cometer cualquier error que les haga caer en la valoración de sus jefes. Ni siquiera al acabar su jornada laboral consiguen desconectar. Estas personas se van a casa preocupadas por los errores que han cometido y ansiosas por los problemas que surgirán al día siguiente y si serán capaces de solucionarlos. Esta ansiedad por mantener el puesto puede llegar a convertirse en una obsesión con las siguientes consecuencias:

  • Problemas físicos: La ansiedad continuada y excesiva puede provocar síntomas físicos como jaquecas, problemas gastrointestinales, fatiga, trastornos de sueño…
  • Problemas sociales: Las relaciones familiares y de amistad pueden resentirse por el celo excesivo que estas personas ponen en el trabajo y por su imposibilidad de desconectar y relajarse.
  • Problemas laborales: Curiosamente, esta obsesión por alcanzar la perfección en el trabajo puede hacer que lo perdamos. La ansiedad hace que estemos más cansados, menos atentos, más propensos a cometer errores… Así, con nuestra obsesión podemos estar atrayendo hacia nosotros lo que más temíamos.

Todos estos problemas pueden provocar que la persona acabe sufriendo trastornos de ansiedad o depresión. Para evitar caer en la obsesión por mantener el puesto de trabajo conviene seguir una serie de pautas:

  • Aprende a desconectar: Puede ser difícil pero tienes que esforzarte por separar tu vida laboral y personal. Cuando salgas por la puerta del trabajo, debes dejar todos los problemas laborales allí, como si estuvieras desprendiéndote del uniforme. Intenta realizar fuera del trabajo actividades que te gusten y te entretengan y, si te encuentras pensando en los problemas del trabajo, grítate mentalmente “Para” e intenta cambiar el curso de tus pensamientos por algo que no tenga nada que ver. Los primeros días tendrás que hacerlo muchísimas veces, pero mejorarás con la práctica.
  • Estudia tus miedos: Plantéate qué es lo que te preocupa, cuál es la causa de esa preocupación y hasta qué punto es real y está en tus manos solucionarla.
  • Aprende a valorarte y darte cuenta de tus cualidades como trabajador para sentirte más seguro de ti mismo. Repítete a ti mismo esas cualidades cuando sientas que la inquietud por perder tu puesto de trabajo vuelve a aparecer.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR