Efectos psicológicos del desempleo en los jóvenes

Al terminar su carrera universitaria, muchos jóvenes sufren una gran decepción al intentar incorporarse al mercado laboral. Los jóvenes suelen comenzar la búsqueda de empleo nerviosos pero ilusionados, pensando que su flamante nuevo título les abrirá las puertas de la carrera profesional soñada. Muchos de ellos se habrán construido unas expectativas de éxito muy poco realistas, en las cuales conseguirán sin muchas dificultades un trabajo bien remunerado, relacionado con su formación y en el cual podrán demostrar sus cualidades y recibir el pago por todos los años de estudio y esfuerzo invertidos.

Por el contrario, se encontrarán con un mercado laboral saturado, repleto de licenciados con curriculums esplendidos y en el que los empleadores estarán muy poco dispuestos a ofrecer una oportunidad laboral a alguien con nula experiencia, por muy brillante que haya sido en sus estudios. Encontrarse cara a cara con esta realidad puede sumir al joven en una situación de angustia, sin saber qué pasos debe tomar para conseguir el triunfo que se le prometió y que merece después de tanto esfuerzo. Estas sensaciones pueden provocar ansiedad, depresión y una fuerte reducción de la autoestima, ya que considerarán que no son lo bastante buenos, que no se esforzaron lo suficiente, que no reúnen las cualidades para triunfar en el mundo laboral…

La familia puede empeorar esta situación si ellos también tenían puestas demasiadas expectativas en el joven. Pueden creer que no se está esforzando en conseguir un puesto de trabajo, que los esfuerzos que hicieron por pagar su educación han sido en vano…

Para poder paliar estos efectos psicológicos el joven debe hacer una evaluación realista de sus cualidades y posibilidades. Quizá sea imposible empezar a trabajar como abogado en un prestigioso bufete según salga de la universidad, por lo que habrá que estudiar otras opciones. Quizá pueda empezar como becario, como voluntario, prepararse para unas oposiciones, mejorar su curriculum con idiomas o informática o empezar con un trabajo diferente que esté relacionado con sus intereses y habilidades. La familia debe ser consciente de las dificultades laborales actuales y no presionar al joven con objetivos imposibles. Es necesario que le comprendan, le escuchen y le apoyen en las decisiones que vayan tomando.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR