Qué hacer Cuando te Rechazan Después de la Entrevista

Presentarse a una entrevista tiene sus ventajas pero también tiene sus peligros. Uno de los peligros que tiene es que te digan que no te cogen para un determinado trabajo, te sientas mal, te desanimes, pierdas confianza en ti mismo y sufra tu autoestima.

Si después de una entrevista de trabajo te rechazan para un determinado puesto, a menudo es difícil digerirlo, especialmente si se trata de un puesto y de una empresa en la que habías puesto altas expectativas y que habías preparado bien. Si esto ocurre, es importante sacar siempre conclusiones positivas de la experiencia, aunque esto no siempre es fácil. Los aspectos positivos que puedes sacar de cualquier entrevista son los siguientes:

  1. Si te han entrevistado en esa empresa es que vieron en ti valores que les hicieron pensar que eras un buen candidato. Seguro que otras empresas lo verán también.
  2. Haz un breve repaso de la entrevista y aquellos aspectos que piensas no fueron bien. De esta forma, podrás mejorarlos en la próxima entrevista. Pero es importante que tampoco te obsesiones con ello. Es posible que todo fuera bien y que simplemente otro candidato tenía una experiencia más en línea con lo que la empresa estaba buscando o incluso que pensaran que el puesto se te iba a quedar pequeño, por lo que analiza la entrevista y ya está. Ten en cuenta que es posible que lo hayas hecho todo bien en la entrevista y que al final no te hayan cogido. Esto puede ser porque había otra persona que se vendió mejor, o que otra persona era el hijo o la hija de alguien o que le cayó en gracia al entrevistador por algún otro motivo.
  3. Toma fuerzas para continuar el proceso. Tras esta entrevista, tienes un poco más de experiencia en procesos y en entrevistas y en la próxima entrevista podrás estar más tranquilo, preparado y tendrás una mayor probabilidad de que te escojan.

Por último y aunque en ese momento no te sientas con ganas, escribe a la persona que te ha entrevistado una nota o envíale un correo electrónico agradeciéndole el tiempo que te ha dedicado y ofreciéndote para cualquier otra oportunidad que pueda surgir en el futuro en esa empresa. Realmente no tienes nada que perder y causarás una buena impresión en el entrevistador, demostrando de nuevo tu interés por el puesto, que sabes encajar bien un “fracaso” y que tienes una actitud proactiva y positiva. Si surgiera una nueva oportunidad en la empresa, es posible que te vuelvan a llamar y podrías partir con una ventaja frente al resto de los candidatos al puesto.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR