¿Cómo cuidar del puesto de trabajo?

Si eres uno de los afortunados que han mantenido su trabajo a pesar de la crisis económica actual o acabas de conseguir un nuevo empleo y quieres que dure en el tiempo, es conveniente que tengas en cuenta una serie de consejos que pueden ayudarte:

  • Desarrolla tus habilidades sociales: Sea cual sea el puesto que desempeñes (aunque se trate de habilidades mecánicas), es importante que te relaciones tanto con tu jefe como con tus compañeros. Una persona con buenas habilidades sociales, que cohesiona el grupo y lo hace avanzar y que sabe escuchar y comprender a los demás siempre será bien valorada en su empleo. Recuerda también usar el sentido del humor en situaciones tensas para relajarte tanto a ti mismo como al resto del grupo.
  • Demuestra que sabes trabajar bajo presión: No te dejes dominar por el pánico si surgen problemas o si te parece imposible cumplir los plazos para un trabajo. Tomate unos segundos para respirar y tranquilizarte y busca las posibles soluciones o la manera de comunicar a tus jefes las dificultades de la misión encomendada y las posibles alternativas. Si demuestras que eres una persona serena que no se deja dominar por las dificultades, serás más apreciado en tu puesto.
  • Colabora en la mejora del ambiente de trabajo: Recuerda siempre respetar a tus compañeros, no criticar, ayudar en lo necesario… Saludar con una sonrisa por las mañanas, preguntar qué tal han pasado el fin de semana, ayudarles cuando tienen dificultades o unir al grupo para buscar soluciones son pequeñas conductas que demostrarán tus capacidades de trabajo en equipo y tu liderazgo.
  • Muestra iniciativa y habilidades de resolución de problemas: Intenta no quedarte quejándote de lo difícil que es una tarea o diciendo que es imposible de ejecutar. Busca soluciones y alternativas y exponlas, ya sea ante el equipo de trabajo o ante tu jefe.
  • Intenta conocer a tu jefe: Los jefes son humanos, con sus puntos fuertes y sus manías. Cuanto más las conozcas, más fácil te será adaptarte.

Todas estas técnicas pueden ayudarte a mejorar tu desempeño y convertirte en un empleado valorado. Sin embargo, no son infalibles y, por mucho que te esfuerces, debes tener en cuenta que nadie es imprescindible. Si algún día deciden prescindir de ti, debes poder decirte a ti mismo que hiciste todo lo que estaba en tu mano para ser un autentico profesional y que no tienes nada que reprocharte. Eso te permitirá pasar página sin culpabilizarte y poder encaminarte con esperanzas hacia un nuevo trabajo.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR