Buscar empleo después de los 45 años

Los casos más traumáticos de gente que pierde su puesto de trabajo suelen estar en el colectivo de los mayores de 45 años. Esta gente suele llevar muchos años en su puesto de trabajo, por lo que tienen una fuerte resistencia al cambio. Además, suelen tener responsabilidades familiares, por lo que la situación se convierte en angustiosa para ellos. Al perder su empleo, suelen encontrarse perdidos, desorientados, sufren ansiedad y depresión, se bloquean y paralizan ante un futuro incierto que les aterra.

Estos casos son menos problemáticos entre la gente con formación, a los que resulta más sencillo reincorporarse al mercado laboral. Sin embargo, hay otros para los que cualquier paso de la búsqueda de empleo, desde redactar un curriculum hasta pasar por una entrevista de trabajo, resulta territorio desconocido. Por ello, pueden resultarles de utilidad los siguientes consejos:

  • Empezar a buscar cuanto antes: No te quedes paralizado en casa, sumido en la depresión y lamentándote de tu situación. Cuanto menos tiempo pases desempleado, más fácil resultará tu reintegración al mundo laboral.
  • Estar abierto al cambio: Aunque los cambios te asusten, el mercado actual exige que sus trabajadores sean flexibles y polivalentes y que estén dispuestos a cambiar. Es posible que tengas que plantearte un cambio del tipo de trabajo que solías realizar o incluso que tengas que cambiarte de ciudad para encontrar empleo. También puede ser necesario que recicles tu formación, con cursos de nuevas tecnologías o específicos de tu campo, para adaptarte a las necesidades del mercado laboral actual.
  • Haz de la búsqueda de empleo tu trabajo actual: Mantente activo y dedica un tiempo todos los días a la búsqueda de empleo.
  • Rebaja tus expectativas: Es posible que no encuentres un trabajo con las mismas funciones, responsabilidad o salario que aquel del que has sido despedido. No puedes cerrarte y negarte a aceptar un trabajo que pueda parecer algo inferior mientras esperas a tu trabajo soñado, que puede que no llegue nunca. Aunque lo que te ofrezcan no sea tu trabajo ideal, piensa que es más fácil que te ofrezcan otro trabajo mientras ya tienes un empleo que estando desempleado.
  • Busca apoyos y contactos: Los contactos personales (ex-compañeros, clientes, amigos…) son la mayor fuente de contratación entre los trabajadores de este rango de edad, así que no temas comentarles tu situación y pedir ayuda. Si necesitas ayuda con el curriculum o la preparación de las entrevistas de trabajo, hay muchas asociaciones dedicadas a la reinserción laboral que pueden ayudarte.

Comments are closed.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR